Vitamina B12 – Sobredosis

Sobredosis y vitamina B12: ¿Por qué la sobredosis de vitamina B12 es casi imposible e incluso recomendada por los terapeutas? Te explicamos todo a continuación.

¿Es posible una sobredosis de vitamina B12?

Algunos consumidores pueden estar preocupados por las consecuencias de una sobredosis de vitamina B12 porque los suplementos suelen tener dosis muy altas. Y este temor está bastante justificado: en principio, una ingesta masiva de vitamina B12 puede ser muy perjudicial para el metabolismo. Pero, ¿puede darse una sobredosis de vitamina B12?

Afortunadamente, no: una sobredosis de vitamina B12 es improbable porque el organismo evacua muy fácilmente las cantidades no utilizadas. Sin embargo, no se debe sobredosificar porque, aunque el exceso de vitamina B12 sea evacuado por los riñones, esta evacuación representa una carga de trabajo adicional. En principio, esto no causa ningún problema para las personas sanas, pero no se recomienda para las personas con problemas renales.

En general, es mejor cubrir las necesidades de vitamina B12 con una pequeña cantidad que tomar grandes dosis como medida preventiva. Una ingesta oral de unos 500 μg puede ser suficiente para cubrir las necesidades incluso en caso de problemas digestivos. Las dosis altas sólo son relevantes para fines terapéuticos.

Exceso en la ingesta de Vitamina B12

Las necesidades diarias oficiales de vitamina B12 son de unos 3 μg para un adulto sano. Sin embargo, la asimilación a través de los alimentos puede ser mucho mayor: 100 g de hígado de ternera transmiten 60 μg de vitamina B12, es decir, el 2000 % de las necesidades diarias. Por lo tanto, se puede decir que los alimentos también pueden proporcionar altas dosis. Entre los preparados de vitamina B12 disponibles en el mercado, hay dosis de hasta 5000 μg: esto representa aproximadamente el 160.000% de las necesidades diarias.

A primera vista, esta dosis parece enorme, pero no te equivoques. De hecho, existe una diferencia significativa entre las dosis ingeridas y las cantidades de vitamina B12 realmente asimiladas. Como veremos más adelante, de facto sólo una fracción de las cantidades ingeridas (alimentos o preparados orales) es finalmente asimilada por el organismo. Por ello, una sobredosis elevada es absolutamente necesaria para las personas que sufren trastornos digestivos con el fin de evitar la deficiencia de B12 y garantizar una buena salud.

Nuevas investigaciones demuestran claramente que los valores mínimos para definir una carencia de vitamina B12 y la CDR (cantidad diaria recomendada) son demasiado bajos. Pero la cuestión del límite superior sigue sin respuesta hasta hoy.

Vitamina B12: Síntomas y efectos secundarios de la sobredosis

La vitamina B12 es un vasto tema de investigación e incluso después de décadas de estudio, no se conoce hasta la fecha ningún síntoma de sobredosis de vitamina B12. Por ello, no se ha determinado una dosis máxima de vitamina B12. Si se omite el problema de la evacuación por los riñones, en teoría sería posible ingerir vitaminas en cantidades muy grandes sin ningún efecto negativo.

La cianocobalamina es la forma que podría suponer un problema porque su metabolismo genera la formación de pequeñas cantidades de cianuro (veneno) que algunas personas toleran muy mal, especialmente los grandes fumadores. Sin embargo, para la mayoría de las personas, estas cantidades son tan pequeñas que no suponen un problema.

Una dosis elevada de vitamina B12 por inyección intramuscular puede provocar una reacción inmunitaria, lo que da lugar a una inflamación de la piel, una forma especial de acné. También pueden aparecer sofocos, mareos y náuseas. Sin embargo, estos efectos secundarios se deben a los conservantes de los preparados inyectables y no a la vitamina.

Vitamina B12 y acné

Los estudios han informado de que algunas personas que han recibido altas dosis de vitamina B12 intramuscular han experimentado reacciones cutáneas en forma de brotes de acné. La investigación aún no ha explicado claramente las razones de estos efectos. Sin embargo, hay fuertes sospechas de que las personas que sufren estos trastornos son alérgicas al cobalto de la cobalamina, el nombre químico de la vitamina B12.

Sobredosis de B12 y embarazo

Según los conocimientos actuales, las mujeres embarazadas no deben temer una sobredosis de vitamina B12. Esto se debe a que la vitamina B12 innecesaria se excreta en la orina y no puede llegar al torrente sanguíneo y, por tanto, al feto.

Por el contrario, las mujeres embarazadas deberían prestar atención a tener un suministro suficiente de vitamina B12 y ácido fólico (vitamina B9), ya que una deficiencia de estas vitaminas esenciales puede causar graves daños al feto. Durante el embarazo y la lactancia la necesidad de vitamina B12 aumenta significativamente, de unos 4 a 6 μg al día.

Sin embargo, la dosis necesaria rara vez supera los 500 μg/día.

Vitamina B12: ¿Dosis alta o baja?

Se ha demostrado que en pacientes con trastornos digestivos, el tratamiento oral de una deficiencia sólo era eficaz a partir de una dosis de 500 µg/día. De hecho, es en este nivel donde los marcadores de deficiencia muestran mejoras significativas. Por esta razón, las dosis de 500 a 2000 μg/día se han convertido durante años en el estándar en el tratamiento de las deficiencias agudas de vitamina B12, deficiencias asociadas o que conducen a la enfermedad.

Este proceso se explica fácilmente cuando se observa de cerca el metabolismo de la vitamina B12. La vitamina B12 se asimila con la ayuda de una molécula de transporte llamada Factor Intrínseco (FI). Esta molécula de transporte es secretada por el estómago y en cantidades limitadas. En personas sanas, se asimila una cantidad máxima de 1,5 μg de vitamina B12 a través del factor intrínseco. Además, alrededor del 1% de la dosis total ingerida puede entrar en el torrente sanguíneo sin necesidad de la FI, que es el mecanismo de transporte pasivo.

Así, de una dosis de 500 μg de vitamina B12 ingerida, un máximo de 1,5 μg será asimilado por el FI y 5 µg por transporte pasivo: por tanto, la sobredosis no es tan elevada como parece. Si la cantidad ingerida es demasiado baja y la persona sufre problemas digestivos (mala absorción de la vitamina B12), es posible que estas ingestas no cubran las necesidades del organismo.

Tomemos el ejemplo de un preparado de 50 μg: en caso de problemas intestinales, los 1,5 μg que suele asimilar el FI no se pueden asimilar porque el proceso que incluye el FI no funciona. Sólo quedan 0,5 μg que serán absorbidos por el transporte pasivo. Por lo tanto, a pesar de la importante sobredosis de este preparado, la cantidad realmente asimilada al final representa sólo una fracción de la ingesta diaria recomendada.

Dado que la mayoría de las personas con deficiencia de vitamina B12 padecen trastornos gastrointestinales (su organismo no la asimila correctamente), el suministro oral de vitamina B12 al organismo depende de la absorción por transporte pasivo. Por esta razón, las dosis de los preparados orales también son desproporcionadas con respecto a las CDR oficiales.

Complejo vitamínico B: sobredosis

A diferencia de la dosis de vitamina B12, hay que tener cuidado con la dosis de ciertas vitaminas del grupo B, especialmente las vitaminas B5 y B6. En dosis elevadas, la vitamina B5 puede provocar vasodilatación, picores, náuseas, dolores de cabeza y otras reacciones alérgicas. Una pequeña cantidad puede causar daños en el hígado e irritación de las membranas mucosas del estómago. La vitamina B6 es inofensiva en las cantidades habituales para la fabricación de suplementos, pero a partir de 2 gramos pueden producirse trastornos físicos y neurológicos.

Alta dosis de vitamina B12 en caso de desintoxicación

También hay otros casos en los que una sobredosis extrema de vitamina B12 puede contribuir al éxito de una terapia. De hecho, se pueden introducir altas dosis de hidroxocobalamina para tratar el envenenamiento con un veneno mortal: el cianuro. Un metabolito de la hidroxocobalamina se une al cianuro y permite su evacuación del organismo. Además, se ha demostrado que dosis elevadas de metilcobalamina en ratas, pero también en humanos, son eficaces para la regeneración de los nervios.

Vitamina B12 oral – Sobredosis

Los beneficios de las terapias de inyección intramuscular de B12 se conocen desde hace muchas décadas. Hoy en día, los investigadores están empezando a reconocer que una dosis oral puede ser tan eficaz como una inyección mensual.

Los preparados de vitamina B12 por vía oral, como los comprimidos, las cápsulas o las gotas en dosis muy elevadas, pueden proporcionar resultados comparables a las inyecciones intramusculares.

En una situación normal (individuo sano), una dosis oral de 150 a 250 μg/día es suficiente. Si se reconoce un trastorno gastrointestinal, la dosis diaria debe ser de un mínimo de 500 μg para garantizar que se cubren las necesidades con seguridad.

Como la sobredosis es prácticamente imposible, la tendencia actual de los productores es ofrecer preparados de vitamina B12 con dosis elevadas. Estos preparados pueden ser consumidos por todo el mundo sin ningún peligro real. No obstante, no se recomienda tomar dosis elevadas de vitamina B12 sin justificación. Por eso a veces se critican las dosis superiores a 500 μg.

Además, muchos naturópatas recomiendan la ingesta diaria en lugar de una gran dosis mensual o semanal. De hecho, las inyecciones o la ingesta oral a dosis muy elevadas aumentan el nivel de B12 en la sangre muy rápidamente. En la gran mayoría de los casos, una dosis de 250 a 500 µg debería ser suficiente para satisfacer las necesidades diarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *