Antioxidantes

Licopeno: ¿Ya conoces todos sus beneficios?

El licopeno, un poderoso antioxidante, contenido principalmente en los tomates y sus preparados, es una de las sustancias cuyo consumo regular puede afectar significativamente a nuestra salud. ¿Cuáles son sus propiedades y cómo actúa en el organismo? En este post hablaremos de ello.

tomates y licopeno

¿Qué es el licopeno?

El licopeno es una sustancia de origen vegetal conocida por sus fuertes propiedades antioxidante, lo que protege contra muchas enfermedades crónicas. Es una sustancia colorante perteneciente al grupo de los carotenoides. Esta sustancia es en gran parte responsable del color rojo, rosa o naranja de muchas frutas y verduras, incluyendo tomates o sandías.

Propiedades y acción

El licopeno, como potente antioxidante, puede contrarrestar muchas de las enfermedades más comúnmente diagnosticadas. Sus efectos beneficiosos han sido documentados hasta ahora, incluyendo en el contexto de:

  • Profilaxis del cáncer de próstata.
  • Contrarrestar el desarrollo del cáncer de colon.
  • Profilaxis de enfermedades cardiovasculares (incluyendo aterosclerosis e hipertensión arterial).
  • Profilaxis y apoyo en el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso.
  • Mejora de los parámetros de lípidos en sangre (incluidos los niveles de colesterol LDL y HDL).
  • Apoyar el tratamiento de la resistencia a la insulina y la diabetes.

¿Dónde se encuentra esta sustancia?

El licopeno es una sustancia que no se produce en el cuerpo humano, por lo que debe ser aportado externamente a través de la dieta. Los productos que más a menudo (y con razón) se asocian con un alto contenido de este compuesto son los tomates y los preparados elaborados con ellos.

En los países occidentales, estos productos son una fuente de alrededor del 80% de la cantidad total de licopeno consumido.

Vale la pena señalar que los tomates en una forma más procesada y tratada térmicamente tienen un contenido de licopeno mucho más alto que los frescos. La cantidad de licopeno en 100 gramos de puré de tomate puede ser seis veces mayor que en la misma cantidad de tomates crudos y en la pasta de tomate, incluso más de cien veces mayor. La salsa de tomate, a menudo considerada un alimento poco saludable debido a su alto contenido de azúcar añadido, también supera con creces a los tomates frescos en términos de contenido de licopeno.

Una muy buena fuente de este antioxidante es el jugo de tomate , un producto que puede incluirse en el menú diario de manera relativamente fácil y conveniente en cantidades significativas.

Otras frutas y verduras, aunque tienen un contenido en licopeno menor que los productos derivados del tomate, también son una valiosa fuente de esta sustancia. Por ello, vale la pena incluir productos como:

  • Calabaza.
  • Zanahoria.
  • Toronja.
  • Sandía.
  • Albaricoque.
  • Papaya.
  • Guayaba.

Una dosis sustancial de este antioxidante también se puede encontrar en los llamados bebidas de licopeno. Son zumos (normalmente zumos de frutas) a los que se les ha añadido concentrado de licopeno aislado del tomate.

Estas bebidas pueden ser una alternativa a las conservas de tomate para las personas a las que no les gusta su sabor.

También podemos conseguir esta sustancia en pastillas en farmacias. La investigación hasta la fecha muestra que, aunque tomarlos de esta forma tiene efectos beneficiosos para la salud, en la mayoría de los casos, consumir licopeno con alimentos muestra un efecto más fuerte.

¿Cuánto licopeno debemos consumir?

Hasta el momento, no se han publicado pautas oficiales con respecto a la cantidad específica recomendada de licopeno en la dieta. Esto se debe a que la sustancia no se considera necesaria para el funcionamiento normal del organismo (su función puede ser sustituida por otros compuestos con un efecto similar).

El consumo medio de licopeno en las sociedades occidentales se define en 2 mg al día. En los ensayos clínicos destinados a determinar el efecto de esta sustancia en varios parámetros de salud, la cantidad de esta sustancia en la dieta generalmente se aumenta a un nivel de aproximadamente 10 mg por día; esta es la dosis contenida, por ejemplo, en:

  • de 1 a 5 tomates medianos (el contenido varía, entre otros, según el grado de madurez).
  • 100 gramos de salsa de tomate.
  • 150 gramos de salsa de tomate.
  • 500 gramos de sandía.

Hasta la fecha, no se han documentado casos de toxicidad por licopeno cuando se consume en dosis de hasta 100 mg por día.

Biodisponibilidad de esta sustancia

La cantidad de licopeno en el cuerpo depende en gran medida no solo de la dosis de esta sustancia consumida, sino también de la cantidad de esta sustancia que se absorberá en nuestro tracto digestivo. La absorción de licopeno está influenciada por:

consumo de grasas: el licopeno es una sustancia liposoluble, por lo tanto, comerlo en combinación con productos con un alto contenido de lípidos aumenta la absorción (por lo tanto, vale la pena agregar, por ejemplo, aceite de oliva o nueces a los platos a base de tomates).

edad: en los ancianos, la absorción de licopeno puede disminuir, por lo que vale la pena aumentar la cantidad de la sustancia suministrada con la dieta en ellos.

Efectos secundarios

El consumo de licopeno en forma de alimento se considera completamente seguro para la salud. La toma de suplementos de licopeno debe consultarse individualmente con un médico o nutricionista. Las contraindicaciones para su uso son, entre otras tomar anticoagulantes y el embarazo.

Deja un comentario